miércoles, 1 de diciembre de 2010

viernes, 12 de febrero de 2010

Lo que pasa en la Plaza Principal de Trinidad

 
Tan despacio anda que parece quieto. Para mover una extremidad se demora... ¡medio minuto! Recorrer un metro le toma hasta cuatro minutos. Es bastante miope. Su oído es mediocre y su olfato le sirve, apenas, para distinguir las plantas que le alimentan. De movimientos torpes, es el ejemplo mismo de la lentitud. Tiene la capacidad de rotar su cabeza casi...¡360 grados! Defeca sólo cuando llueve y se pasa la vida abrazado a los árboles, masticando hojas y brotes, nada más que hojas y brotes. Es el "Perezoso", un peculiar animal de las selvas de nuestra América del Sur, demostración viviente de que la lentitud, a veces, ayuda a sobrevivir. Si quieres conocer más de este simpatico animalito
 
Este extraño animalito es uno de los mamíferos más raros del mundo junto con los osos hormigueros y los armadillos todos ellos forman parte del grupo de los xenatros.
Sobre los Xenatros:
Los xenatros tienen unas articulaciones adicionales en la parte inferior de la columna vertebral, a nivel lumbar, se llaman xenartrales y refuerzan la parte inferior del dorso y las caderas; son diferentes a las de cualquier otro mamífero, de ahí el nombre xenarthra, que significa articulaciones insólitas.
Actualmente los xenartros se encuentran solo en América.
Son animales muy antiguos, su origen se remonta a principios del Terciario, es decir, hace unos 60 millones de años, poco después de que se extinguieran los dinosaurios.
Perezoso, vive en las selvas topicales de América. El nombre le viene dado por su característica lentitud para desplazarse, para ello se agarra con las cuatro patas a los troncos y ramas de los árboles. Se le llama perezoso tridáctilo por las tres garras de sus patas.
Un dato curioso es que el pelaje le crece de forma inversa, es decir desde la barriga hacia el lomo. Con un estampado de estrías, en su pelaje crecen unas algas e insectos; su pelo es como un ecosistema andante! la explicación es que como estos animales habitan entornos muy humedos facilitan el crecimiento de algunas algas unicelulares y estas sirven de alimento a los ácaros y otros muchos insectos.
La cola del perezoso es tan solo un muñon con el que caba agujeros en la tierra para después hacer sus excrementos en él, esto lo hace una vez por semana! y es la única vez que baja de los árboles.
Pasa casi todas sus horas alimentándose de hojas, después las toxinas de estas se neutralizan dentro de su estómago con tanta lentitud que tardan un mes o incluso más en digerirse del todo.

miércoles, 20 de enero de 2010